miércoles, 23 de mayo de 2007


juguemos a las bodas. menos mal que aún hay alguien que baja a jugar al patio, aunque ya no tengan 10 años.

mi primo sí los tiene y nunca baja, tiene una supermegaultracomesesosplaystation. y no es el único.

la ropa es de una tienda de antigüedades que hay donde vivo, el vestido de ella es de los años 50, pareciera que se lo hubieran cosido a medida.

el banquete fue antes de la boda, se componía de lentejas a las 4 de la tarde con muucha pimienta. vino hasta el cuñao.

No hay comentarios:

Así como empezó,
el cicló se cerrará;
con una medusa gigante
que a todos engullirá.